miércoles, 8 de mayo de 2013

Marruecos es: hermosos paisajes, exótica música, olores, colores, y sabores de encanto.

Marrakech es, sin dudas, una de las ciudades más variopintas que he conocido. Sus olores, colores, texturas y sabores, te sumergen en un océano de aguas multicolores, que aunado a la cultura árabe sobre suelo africano intervenido por el atlántico, te harán sentir todo un aventurero al transitar por las estrechas calles de sus zocos y Medinas.

Zoco de Marrakech

Marrakech me recibió en su aeropuerto, el Menara, pequeño, pero con todas las necesidades cubiertas. Los marroquíes son personas por lo general amables, con lo cual, el intercambio cultural y económico que requieres al viajar como turista, será por lo general, fácil.

Aeropuerto Internacional de Marrakech

Al llegar allí-luego de obtener el tan esperado sello que ponía ‘Marrakech’ en mi pasaporte- me fui hasta una casa de cambio en el aeropuerto (ahí, y en las ubicadas cerca de la plaza Yamaa el Fna, es donde conseguirán el mejor cambio, unos 10 dirhams por euro).

Dinero en mano, cogí un taxi, (que no debería cobrar más de 120 dirhams desde ahí a la Plaza de Yamaa el Fna), el gran sitio de encuentro de la gente, ahí convergen la música, la pintura, textilería, el arte en su máxima expresión, la gastronomía, los ‘encantadores’ de serpientes, y hasta uno que otro mendigo que pide alguna moneda, mientras bebes el mejor zumo de naranja o té de menta que hayas probado en tu vida, y claro está, a precio de gallina flaca, comas el mejor tajine, o meriendes los frutos secos mejor presentados que haya visto.

Plaza Yamaa el Fna

Toma un mapa de la medina, e intenta seguirlo tal como indica (un poco difícil por lo laberíntico de algunas zonas), pero no te asustes, que lo mejor que podrá suceder, es que te pierdas, así irás descubriendo curiosidades apasionantes de esa cultura tan rica en cada manzana que transites. (Siempre será necesario ir preguntando, procura hacerlo a mujeres jóvenes y personas dentro de tiendas, porque si lo haces a algún jovén cualquiera, no dudará en acompañarte hata el sitio pero te pedirá dinero y lo que le des siempre le parecerá muy poco, y pedirá y pedirá hasta ponerse fastidioso).

Hay guías que por unos 12 euros te llevan caminando a conocer la ciudad, pero la verdad no es necesario, a pata puedes recorrer tu mismo la ciudad, teniendo en cuenta dos cosas: primero, que Marrakech tiene su parte antigua y su zona nueva, y segundo, que si prefieres no caminar, será mejor tomar un petit taxi, porque son baratos y te llevan directamente al sitio, eso si, previo acuerdo del precio, y exigencia de que use el taximetro, porque después podrán exigir más pago del estimado.

¿Paseos y excursiones? Sí, hay muchas, programadas por agencias que inclusive contratas por internet antes de llegar al país, pero no es dificil organizarlas libremente, y es hasta más económico. Yo me fui en autobús a Essaouira, este viaje no tiene desperdicio, es una playa del Atlántico donde se pueden practicar diversos deportes acuáticos. Aunque su agua no es tan cálida como mi Mar Caribe, el lugar enamora con su fortaleza, casco histórico, y embarcaciones pesqueras.

Essaouira


Ahí dí un paseo en camello, miré desde lejos la Medina de Hendrick (googleen esto y se enteran porque está guay), comí pescado luego de conseguirlo en el marché de poisson, recorrí sus hermosas calles y regresé al final de la tarde a Marrakech.

Durante el día Marrakech tiene una cara muy diferente a la faz que muestra por la noche. No hay nada que temer, puedes ir y venir a cualquier hora sin temor, sus leyes son algo fuertes por lo que los robos y delitos no se dejan ver con mucha frecuencia. Siempre hay que ir con precaución, pero vamos, sin perder la tranquilidad.

Si vas a Marrakech te recomiendo, además de tomar té de menta, zumo de naranja y comer todo lo que puedas, no perderte: La Plaza Yamaa el Fna, Mezquita Koutubia, Las Tumbas Saadíes, Medersa Ben Youssef, Jardín de la Menara, Jardin Majorelle, Palais el badi, Palais Bahia, el zoco donde verás especias, hierbas, textiles, pigmentos, artesanía diversa, música, etc. Las avenidas Mohamed V y VI, la estación de trenes, y finalmente os recomiendo viajar a Essaouria, y a cualquier otra ciudad que les guste.

Jardines de La Menara

Tienda de hierbas, especias, aromas, etc.


Té de menta

Souvenirs


Un presupuesto aproximado para que tengáis una idea:

Taxi Aeropuerto Marrakech-Plaza de Yamaa el Fna: 120 dirhams
1 vaso zumo de naranja: 4 dirhams
1 tajine de poulet (tajine de pollo): 20 dirhams
1 noche de hospedaje en hostal: 150 dirhams
1 litro de agua: 10 dirhams
Souvenirs: de 5 a 150 dirhams
Autobús ida y vuelta Marrakech-Essaouira: 240 dirhams
Paseo a camello: una hora-120 dirhams

Recomendación para comprar: regateo, porque no ponen los precios publicados en casi ningún establecimiento de venta de mercancías.

Idioma: árabe, francés, inglés y español. En ese orden. Si habláis al menos alguno, será suficiente.

Espero que les sirva este post para que decidan finalmente darse este excelente regalo de conocer Marruecos. ¡Espero sus comentarios al respecto!

Palais El Badi.

Gracias por leer este post, Au Revoir, Salam aleikum.


No hay comentarios:

Publicar un comentario